Mr. ThereWillBe

Ingeniero e Ingenioso. Cocinero para los amigos. Degustador de Gintonics.

hit counter html

Sun is Shining in Barcelona

Trip to Sri Lanka

This video is the result of a two weeks holiday trip around Sri Lanka. 
My girlfriend and I, we fell in love of their food, their culture, their amazing landscapes and their people.

(Fuente: vimeo.com)

The Yukon Adventure

Recordando viajes pasados… Canadá

A punto de subir el último… Sri Lanka

(Fuente: vimeo.com)

Ilhabela

Tras el viaje a Santos y ver la carretera hacía Sao Sebastiao (el Donosti brasileiro), Pepe y yo, decidimos que el tercer sábado, cogíamos el coche y nos íbamos a hacer kilómetros para conseguir llegar a Ilhabela.

Así fue, sábado por la mañana, madrugón para poner rumbo a Donosti. Tardamos dos horas y media, pero llegamos algo antes de comer a la balsa, donde cruzar a la isla.

     

Esto sí que es Brasil!! (o la idea preestablecida que la gente se hace de Brasil). Vegetación por los 4 costados, todo tipo de palmeras, pájaros de colores, playas vírgenes, frutas exóticas, puestos de cocos, cero polución, sol calentito y nubes que amenazan lluvia al mismo tiempo. Lástima, no tener la cámara…

Disfrutamos de otro buen pescado con salsa de gambas y unas caipirinhas viendo como se escondía el sol entre las nubes y el horizonte sentados en una playa medio vacía escuchando la música del chiringuito…

Da igual las otras 2 horas y media de vuelta y que durante el trayecto, nos caiga el diluvio universal y que nos perdamos y alarguemos media hora el viaje… la sensación de disfrute extremo en esa playa con las caipirinhas… mereció la pena.

Rodicio!!!!! (Super fuerza!!!)

Así es,  a la rica carnaza!! Entrar a una churrasquería en la que solo te preguntan que te gustaría beber. La comida, está decidida. En la mesa, un extraño instrumento con una ruedecita que muestra un color rojo y otro verde, que se intuye para que sirve…

De repente, un desfile de camareros con espadas irrumpe en el comedor. Las proteínas se empiezan a pasear por la sala y yo me empiezo a poner nervioso…

Mmmm, olor a viandas… y te empiezan a avasallar:

-       ¿Picanha?

-       Por supuesto.

Con lo que empiezan a cortar filetillos de la pieza que tienen ensartada en la espada y se va a otra mesa. Antes de que empieces a mover el bigote, otro camarero ya ha llegado a la mesa:

-       ¿Faldinha?

-       Claro!

Y así… ¿Vacío? ¿Chuleta? ¿Biffe? ¿Chorizos? ¿Frango? ¿Costillas de cordero? ¿Pierna de cordero? ¿Costilla de Biffe? ¿Cupin?.

Alto ahí!!! ¿Cupin? Y eso que es? Os explico, las vacas brasileñas, se caracterizan por ser blancas, con las orejas caídas y con chepa. Eso es, el Cupin, es la chepa. Es una carne muy jugosa, ya que es un músculo que no se ejercita.

Bufff… después de una cena de estas… hasta el tal Dunkan, le habría parecido un exceso de proteína…

Sampableando 2.0

     El domingo por la mañana, sí que pudimos levar anclas antes y llegamos a buena hora al centro de Sao Paulo, tras perdernos unas cuantas veces en el infierno de autovías y pasos elevados de las entradas de Sampa.

   

    Primera parada técnica… el “Mercadao”!!!

     Punto clave de la ciudad de Sampa.  Muchos puestos de embutidos, en los que predominan unos salchichones picantes ya cortados, que nadan en un aceitillo picantón que después de probar 3 o 4 trozos te hace necesitar una chopp (una caña) lo antes posible.

     Aquí probaré uno de los manjares típicos de Sao Paulo, exacto, un “bocata de mortadela y queijo”. Parece algo normal, pero no lo es, estamos hablando de un bocadillo con unos 20 pisos de contenido entre mortadela y queso. Un desfase de bocata!!

     Tras el mercado, ponemos rumbo al “patio de colegio” lugar donde se estableció el origen de Sampa, que consiste en una plaza con una chapita, pero el paseo es interesante, la calle 25 de marzo, con sus casas de colores y tiendas por doquier y zonas de rascacielos que alojan los principales bancos y la bolsa paulista.

     Para terminar el paseo, visita a la catedral y las calles adyacentes, donde se observa que en barrios muy cercanos existe una gran pobreza y puede llegar a ser algo peligroso. En algún aspecto, me recuerda a algunas zonas de Orán.

     De ahí, nos fuimos al parque Iripabuera, un pulmón dentro de Sampa. Arboles, lagos, cisnes… el parque perfecto para pasar una tarde con la bici o disfrutando las vistas.

     Broche final a un fin de semana intenso.

 



Villa Magdalena     

     Bueno, es viernes 14 de junio por la tarde y como todo español que se precie en un país extranjero, la pregunta que nos viene a la cabeza, es:

¿Y aquí, por donde se sale? ¿Dónde se puede uno tomarse unas copas?

     Y la respuesta fue, “Villa Magdalena”. Barrio de Sampa, de casas bajas en las que los bajos son todo bares donde poder disfrutar de unas buenas cervezas “Original” clavadas en un cubo de hielo, unas fortísimas caipirinhas o una picanha a la piedra de agarrate los machos!!

     Lo de la picanha… llegamos tarde el viernes, porque veníamos cenados pero  las birras y caipirinhas, parecía que nos las regalaran… y a las 4 de la mañana, cuando nos cerraron los bares, nos fuimos a la cuna.

     El sábado, después del paseo paulista como el sitio nos gustó tanto, y la picanha tenía pintaza, repetimos plan, pero con carnaza!!!

     Y vaya carnaza, estaba de vicio! Pero el cuerpo no nos seguía y tras 3 o 4 Originals, retirada a la cuna que el domingo, venía cargadito de planes, con el mercado a la vista.

Sampableando 1.0

    Primer finde en Sao Paulo, bueno en Alphaville. Pero la verdad es que toca turistear un poco, olvidarme de la “residencialidad de Alphaville y conocer un poco de lo primero real de Brasil.

    - Viernes y Sábado por la noche: VILLA MAGDALENA (os lo explicaré en la siguiente entrega). Pero es la razón de que el sábado saliéramos de Alphaville después de comer…

    - El Sábado. Gracias al coche alquilado de Pepe y Nacho (dos compañeros de trabajo que están aquí en Alphaville haciendo un proyecto parecido al mío) ponemos rumbo a Sao Paulo (Sampa, a partir de ahora), para conocer la Avenida Paulista!

   Rascacielos por todos los lados, bancos, museos, edificios corporativos y sorprende de vez en cuando alguna casita baja que ninguna super empresa ha sido capaz de comprar hasta el momento. Con subir y bajar la calle, es más que suficiente para terminar la tarde del sábado.

Sampableando

Tras la vuelta de Orán… que allí por finales de febrero terminó la aventura. Tocó vuelta a casa. Y ahora desde hace un puñado de días, vuelta a sacar maleta y pasaporte.

Se acerca el verano, ganas de calor, de solecito y… ¿Donde toca ahora? 

- Te vas a Sao Paulo, Brasil.

- Ueee, Brasil!! Que bien, calorcito!

- Ejem… bueno, no. Es invierno, cálido, pero invierno.

- Bueno, da igual. Una metrópolis como Sao Paulo, planazo!!

- Bueno, realmente es en Alphaville.

- Ah!!… ¿Y eso que es lo que es?

Pues lo que os cuento, Alphaville es un barrio residencial de Baruerí, que está a unos 30 km de Sao Paulo. Es una zona, que parece más un barrio americano que un lugar en el que la samba, la capoeira y las caipirinhas estén a la orden del díá…

Pero bueno, están los findes! Los findes, sí que podré hacer algo, por lo menos… Y sí, los findes, se pueden hacer cosas… y eso vendrá en las siguientes entradas…

En las fotos, las vistas desde mi hotel y lo que veo cuando vuelvo de la oficina al hotel, que aquí  las 6 pm ya está anocheciendo… 

Back to Barna!

Buffff… tres meses sin dejarme caer por aquí…

Mañana jueves 28 de Febrero, toca la vuelta. Han sido 8 meses viviendo y trabajando en Orán. Disfrutando de la gente, de los compañeros de trabajo, de la vida argelina, de las conducciones locas, de la falta de semáforos, de las tormentas de arena, de las gambas, de las frutas y verduras tan exquisitas, de las barbacoas entre colegas, de la villa y sus vistas, de los retos laborales, de una cultura diferente, de las idas y venidas, de la velocidad ultralenta de internet, de las excursiones de los viernes, de los partidos de futbol, de las clases de árabe, de la falta de gas o de agua o de electricidad o de internet… en resumen, de Orán.

Toca cambio, toca volver a Barcelona, volver a casa. Esto no significa que no volveré aquí. Seguramente, siga viniendo  pero no de la misma manera. Unos días de trabajo al mes. Tengo ganas de retomar mi vida en Barcelona y empezar una nueva etapa.

Os dejo un par de instantáneas de lo que se ve desde la azotea de la que durante estos últimos 8 meses ha sido mi casa.

Maa selama Orán!!